Jorge Salinas: “Tenemos que aceptar a los que están por acabar la Secundaria como legítimas personas, que sean lo que quieran ser”


Jorge Salinas 1

Jorge Salinas: “Tenemos que aceptar a los que están por acabar la Secundaria como legítimas personas, que sean lo que quieran ser”

El coach experto en talento Jorge Salinas habla de la necesidad de “aceptar lo que ellos quieran ser” para cultivar el talento de nuestros hijos y ayudarles a elegir su camino. Partir de los intereses, opciones y objetivos del estudiante es también el reto de profesores, una exigencia de la nueva forma de aprender gracias a las TICs de la que habla César Coll (catedrático de Educación) en Eduforics, de la Fundación SM.  

Lo cierto es que si lo pensamos detenidamente, antes era tradición dictar a nuestros hijos qué serían de mayores según la tradición familiar. Jorge Salinas conoce bastantes casos y se los explica porque “a los papás nos gusta vernos reflejados en nuestros hijos. Nuestro ego nos atrapa y los condicionamos y alimentamos la imposición para que terminen” cumpliendo esta tradición. Para romper con esa tradición, Jorge propone “pensar qué nos hubiera gustado que hubieran hecho nuestros padres a nosotros”.

César Coll también reflexiona sobre la necesidad de romper con la tradición, en esta ocasión en la escuela, reconociendo que las TIC plantean la posibilidad de que los alumnos dejen de ser una especie de receptores pasivos del aprendizaje y se conviertan en “alguien con voz y con capacidad reconocida y aceptada para participar, a partir de sus características, aspiraciones e intereses, en la identificación de sus objetivos de aprendizaje y en la definición y control del camino para alcanzarlos”.

Está claro que el nuevo futuro incierto plantea grandes retos a padres, madres y profesores a la hora de ayudar a nuestros hijos y alumnos a aprender y buscar su lugar en la vida. Y en este contexto tan líquido, Jorge Salinas y César Coll lo tienen claro: es más importante si cabe escuchar a los jóvenes y fomentar su participación y su poder de decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *