No rompas el vínculo


mums hug

No rompas el vínculo

La clave para educar, nos cuenta María Soto, responsable de Educa Bonito con Disciplina Positiva, es cuidar el vínculo indivisible con nuestros hijos. Dice María que “no hay nada más poderoso, nada más firme y seguro que el vínculo con la familia. Educar a nuestros hijos no debe en ningún caso romper o deteriorar la relación con ellos” y que “las raíces de su vida son y siempre serán el vínculo indivisible con sus padres. Si las raíces enferman, los frutos no llegan, el árbol no crece”. Y nos ofrece una genial idea para tener bien presente la fuerza y la importancia de ese vínculo y para querer cuidarlo incluso en momentos críticos, como habitaciones convertidas en leoneras, portazos o conflictos.  Sigue leyendo para descubrir qué clave nos regala. 

Puerperio. Dudas. Lactancia sí o no. Falta de sueño. Virus. Más dudas. Apego sin conciliación. Rabietas. Adaptación escolar. Más virus. Deberes. Amigotes. Preadolescencia. Muchas más dudas. Adolescencia. MIEDO.

En todo el proceso de acompañamiento de nuestros hijos a lo largo de su desarrollo nos encontramos con muchos obstáculos en forma de fases de crecimiento, de retos nuevos, de imprevistos. La vida misma.

Por eso decir que la maternidad/paternidad es el “trabajo más difícil del mundo” se queda corto.

Al convertirnos en padres nos hacemos responsables de otra vida, con todo lo que eso conlleva. Aún estamos intentando domar la nuestra y se nos presenta el desafío de guiar una nueva, de solucionar, de proteger, de ser intachables cuando no sabemos qué hacer…

Y a lo largo de todo ese camino encontraremos también mucho amor, muchos momentos felices que nos recordarán por qué ha valido la pena cualquier sacrificio, cualquier cuesta arriba.

Es en esos momentos de paz en los que entiendes por qué llegó el segundo, ¡incluso el tercero! Esa inexplicable sensación de plenitud al verlos felices compensa cualquier lágrima, ojera, estría, arruga o cana. Nos recargan el alma con cada carcajada, con cada mirada… Porque en momentos de lucidez comprendemos que no son ellos los culpables de esas marcas visibles del paso del tiempo, sino que son el bálsamo que nos mantiene con vida, que nos da la fuerza para continuar cuando todo está perdido. A pesar de todas las tempestades, nos dan luz.

Por eso, pase lo que pase, el mejor truco para ayudarles a crecer, a desarrollar su potencial, para acompañarles de la forma más respetuosa y responsable del mundo es: MANTENER EL VÍNCULO.

No hay nada más poderoso, nada más firme y seguro que el vínculo con la familia. Educar a nuestros hijos no debe en ningún caso romper o deteriorar la relación con ellos.

Si nuestras herramientas educativas nos alejan de ellos, si por ayudarles con los deberes acabamos discutiendo, si por un tatuaje dejamos de hablarnos, replantéate tu técnica…

No hay nada más importante que la conexión que establezcas con tus hijos. NADA. Si quieres sembrar la confianza y el respeto mutuos lo primero que has de perseguir es que nada ni nadie os aleje.

Es nuestra obligación adquirir las herramientas suficientes para ser capaces de educar sin dejar de lado ese contacto indivisible.

El AMOR al fin y al cabo. Porque es obvio que el cansancio mella, la paciencia se agota y los recursos a veces no son suficientes, pero es más difícil reparar un vínculo roto que esperar a calmarse para hablar del orden o de los deberes.

El “es por tu bien” y “quien bien te quiere te hará llorar” tiene la misma base que “la letra con sangre entra” y no. No mil veces. Lo único que entra con sangre es el miedo, es el odio. Lo único que conseguimos GANANDO a nuestros hijos, es alejarnos de ellos. 

Es cometer la irresponsabilidad de dejarlos COMPLETAMENTE SOLOS. Porque cuando seas para ellos el pesado o la mandona, no van a recurrir a ti cuando tengan un problema.  No van a ver en ti ese ancla, ese faro. Tendrán miedo de que les castigues, de que les culpes. Preferirán perderse a asumir que te necesitan.

Educamos con la perspectiva del AHORA como si nuestros hijos fueran de papel, de un material que se puede doblar, pintar o arrugar de forma rápida y fácil. NO.

Nuestros hijos son de una madera noble, que crece buscando luz. Que se deforma si no tienen día a día la ración de cariño y de respeto que necesitan para convertirse en ese árbol sano y fuerte. Las raíces de su vida son y siempre serán el vínculo indivisible con sus padres. Si las raíces enferman, los frutos no llegan, el árbol no crece.

Cuando dudes, cuando no tengas fuerza, cuando todo se ponga cuesta arriba vuelve atrás. Al día que os conocisteis. Cuando oliste su piel por primera vez. Al momento mágico en el que empezó todo. Mírale a los ojos sin olvidar aquel milagro, que aunque ahora de portazos, te ignore o te rete, es esa criatura que te innundó el corazón, que te enamoró, está ahí dentro. Esa unión sagrada repara TODO. No la pierdas. No la rompas. Te hará falta conservarla para los momentos en los que nada funcione, cuando lo único que tengas para dar es un abrazo… Cuida el vínculo y todo será mucho más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *