#Propósito 2: No volveré a pronunciar la frase: “porque lo digo yo”.


http://www.gestionandohijos.com/wp-content/uploads/2017/09/proposito-antonio-ortuño-responsable-obediente.png

Seguimos cumpliendo propósitos. Hoy le toca al turno al propuesto por nuestro experto, Antonio Ortuno: no volveré a pronunciar la frase porque lo digo yo.

El porqué de su importancia y cómo conseguir cumplirlo nos lo explica él mismo en este artículo:

“Está claro que en el terreno educativo hay que rescatar de forma urgente el concepto de autoridad. La autoridad bien entendida se ejerce cuando el hijo o la hija no tienen recursos para afrontar una situación, y es el mundo adulto el que tiene que decidir y responsabilizarse. Y se ejerce de una manera coherente y amable. En mi libro Familias Inteligentes lo llamo autoridad empática, es decir, cómo ejercemos el control de la situación con coherencia y firmeza, pero siendo muy amables con las emociones de nuestros hijos e hijas.

La autoridad mal entendida puede estar reflejada en la frase “porque lo digo yo”, que,  tarde o temprano será un fracaso adulto.  Estas son algunas razones por las que decir “porque lo digo yo” no fomenta la responsabilidad de la hija o el hijo.

  • Porque no atiende al plano emocional de los hijos e hijas.

 

  • Porque están diciendo a su manera “déjame responsabilizarme a mi” y el mundo adulto no escucha ese mensaje.

 

  • Porque el temor y la responsabilidad no son buenas compañeras de viaje.

 

  • Porque cada vez tendrás que gritarlo más fuerte, y lo que provocas es la sordera emocional de tu hijo o hija.

 

  • Porque buscar la obediencia puede costarles caro en un futuro a los hijos e hijas.

 

  • Porque un “porque lo digo yo “adulto conseguirá muchos “porque lo digo yo” futuro de los hijos (en sus relaciones de pareja, amistades…) con las consiguientes consecuencias negativas que todos imaginamos.

 

  • Porque….

 

Busquemos la autoridad bien entendida, la autoridad empática, aquella que pretende ofertar recursos, herramientas y habilidades a los hijos e hijas para tomar decisiones y gestionar sus riesgos. Una autoridad que decide para facilitar que el hijo o la hija decida pronto. Una autoridad que se responsabiliza para que tarde o temprano, se traspase esa responsabilidad al hijo o la hija. Una autoridad que sabe repartir protagonismo en el hogar”.

Antonio Ortuño, psicólogo Infanto-juvenil y terapeuta familiar.

Estas y otras ideas educativas de Antonio Ortuño y de otros 30 expertos en educación podrás encontrarlas en la plataforma de contenido audiovisual que Gestionando Hijos ha creado para ti y a la que podrás acceder por solo 0,70 €/mes.

Porque tú quieres saber más para educar mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *