Palabras que inspiran: “Tus hijos no son tus hijos”


hijos no son tus hijos

Las personas que formamos el equipo de Gestionando Hijos queremos regalarnos y regalaros palabras que inviten a la reflexión y nos inspiren  en la educación de nuestros hijos. Creemos que podría ser un gran presente para los viernes. Y hoy queremos empezar esta iniciativa con el poema “Sobre los hijos”, de Khalil Gibran, autor libanés, porque expresa de una manera magistral la necesidad de no sobreproteger a los hijos y de respetarlos en su calidad de seres únicos. Es un texto hermoso que celebra la vida.  

 

KHALIL GIBRAN: “SOBRE LOS HIJOS”

Tus hijos no son tus hijos

Son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen.

Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos,

Pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes hospedar sus cuerpos, pero no sus almas,

Porque ellas viven en la casa del mañana, que no puedes visitar ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos, como flechas vivas, son lanzados (…).

Deja que la inclinación en tu mano de arquero sea hacia la felicidad”.

 

Como veis, este hermoso texto nos habla de un tema que trataremos recurrentemente en Gestionando Hijos: la necesidad de evitar sobreproteger a nuestros hijos para que puedan ser ellos mismos, para que sepan desenvolverse en la vida y, en definitiva, para que sean felices. Nos parece un acierto entender que los hijos no nos pertenecen, no son nuestras extensiones y no deben satisfacer necesidades de los padres y madres, sino encontrar su propio camino.  Y nuestra misión es acompañarlos, respetarlos y prepararlos para este camino.

¿Qué os parece el poema?

12 comments
  1. Vilma Barrientos

    4 febrero, 2016 at 9:19 pm

    A la edad de 24 anos, no entendí esto cuando una profesora muy amiga mía de 53 anos, me dijo esto. Ahora a mis 59 anos, y después de 3 hijos a los cuales los solte y deje ir desde muy jóvenes, lo entiendo perfectamente.

    No podemos ser egoistas, nosotros ya vivimos nuestra vida, ahora les toca a ellos vivir de la mejor manera posible.

    Reply
  2. Roberto

    20 marzo, 2016 at 11:29 pm

    Accedí a este poema a los trece años y desde ese entonces, nunca estuve a favor de su contenido porque el sentido y alcance solapado que el autor ha querido darle y revolucionar la mente de un preadolescente, me pareció desleal. Si no era hijo de mis padres, entonces quienes eran mis padres “llamados vida”: porque nunca le vi el rostro ni asumir responsabilidades. Siempre me pregunté cómo este autor pretendía que volviese a mi casa a revelarme en contra de un orden dado. Una educación dada. Si recuerdo, que una profesora de música, nos dijo que la educación del niño comienza veinte años antes de su nacimiento; comenzando por educar a sus padres integralmente y darles a éstos las oportunidades para que nuestros hijos puedan ser libres y no rehenes de poemas o poesías solapadas. Respetuosamente.

    Reply
    • Jose

      19 agosto, 2016 at 2:04 pm

      En completo acuerdo con Roberto.

      Reply
    • Manuela Daimiel Ramos

      8 abril, 2017 at 12:32 am

      Para nada de acuerdo con Roberto. Le preguntaría como es que se consideraba oreadolescente a los 13 años y que edad tiene ahora, en el momento que hace el comentario. Porque cuando yo leí por vez primera este poema lo tenía un dentista que se dedicó solamente a la ortodoncia infantil. Mis hijos de 12 y 11 años estaban conmigo. Y ellos me decían con su mirada, con sus gestos “¿lo ves?” Para ellos fue una llamada de atención a su madre que no les daba la libertad que ellos ya reclamaban. Y como jamás, y ahora tienen 47 y 46 años, he podido dudar que mis hijos son seres con una capacidad de valerse por si mismos y de saber que lugar ocupa cada cual, me doy cuenta que el poeta y mis hijos tienen toda la razón aunque a mi como madre me duelan las vísceras, los intestinos y el corazón.

      Reply
  3. agu.

    2 abril, 2016 at 8:48 pm

    Recomendaría el gran libro, al menos para mi. “Maternidades sbversivas” de María Llopis.
    Muchas gracias

    Reply
    • Gestionando hijos

      Gestionando hijos

      10 abril, 2016 at 10:01 am

      Gracias a ti, le echaremos un vistazo :)

      Reply
  4. Jose

    19 agosto, 2016 at 2:06 pm

    En completo acuerdo con Roberto

    Reply
  5. Maria

    6 noviembre, 2016 at 9:28 pm

    Es verdad que nuestros hijos no son nuestros Dios nos a confiado a uno de sus angeles para que le ensenemos a caminar en este mundo y a prepararlos para que tengan la habilidad de seguir adelante y poder en su momento ayudar a preparar el camino para el angel que Dios les mande.

    Reply
  6. Evelyn

    15 diciembre, 2016 at 8:08 am

    Motive a mi hijo a salir de casa e independizarce. Por que tiene un padre excesivamente sobreprotector. Reconoci q junto a nosotros nunca seria feliz.

    Reply
  7. Omaris

    24 marzo, 2017 at 1:51 pm

    Qué pena aquellos que no entendieron el poema yo lo leí hace mucho y me parece acertado Dios concede los hijos y los padres son los arcos desde los cuales son lanzados cuál flechas, sencillamente hermoso.

    Reply
    • Marycarmen

      3 abril, 2017 at 4:17 am

      Entiendo que solamente Omaris ha captado la esencia de este hermosísimo poema, es indudable que no creamos los hijos para nosotros sino que debemos ser la fuente de un florecer y crecimiento que debe ser propio y personal. Nuestra “firmeza en las manos del arquero” será lo que habrá de dar forma a seres completamente autónomos y con bases firmes para manejarse en la vida. Sin la ayuda de un papá o una mamá que le solucionen todos los problemas.

      Reply
  8. Oscar

    5 abril, 2017 at 6:38 am

    Me siento orgulloso de ser humano y como tal; esa reflexion de “Tus Hijos” hay que colocarla en el pedestal de la vida. Ese corto pensamiento dibuja lo que un padre como Yo siente. Comprender y llegar a saber que tus hijos es cierto que los ayudastes a traerlos al Mundo; pero no te da ningun derecho a que piense como Tu; ni que cuando levanten el vuelo en su momento indicado no debes troncharle las alas, hay que aceptar esa condicion, debe criarse con esa idea, no es que ellos quieren dejarte solo; es que siguen los pasos que tu como padre tomaste la misma iniciativa, y llegar a la conclusion de que la vida misma se los lleva. Mis tres hijas me podran fallar; pero Yo como Padre no les fallare jamas, porque si alguna de ellas me llegara a matar, desde alla arriba yo la perdono.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *