Propósito 8: Haré del ejemplo mi mayor herramienta educativa


Gestionando Hijos

Decía Einstein que “dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás, es la única manera”. Educar no es sino una forma de influir y, por eso, podemos decir que educar con el ejemplo es la única manera. Carmen Cabestany, secretaria de la Asociación No al Acoso Escolar, nos recuerda que “tus hijos te observan en silencio y siguen tus pasos sin que te des cuenta”.

propósito 8

Carmen Cabestany, que trabaja contra la lacra del acoso escolar, subraya que “si tú le escuchas con atención, tu hijo te escuchará. Si tú le cuentas tus cosas, él te contará las suyas. Si tú hablas sosegadamente, él también lo hará. Si tú respetas su espacio, tu hijo respetará el tuyo. Si tú le das el tiempo que necesita, él te concederá el que te hace falta. Si tú hablas bien de otras personas, él se acostumbrará a hacer lo mismo. Si tus actitudes son solidarias, las suyas también lo serán”. El ejemplo y la educación, nos dice Carmen, no se construye solo con palabras bonitas o discursos estupendos sobre los principios, “la palabra tiene poder, pero sólo si va seguida de actos consecuentes”. Como decía también Robert Fulghum: “No te preocupes porque tus hijos no te escuchen. Preocúpate porque te están mirando siempre”. Mar Romera, experta en educación emocional, decía en nuestro último encuentro que “nuestros hijos no aprenden de lo que les enseñamos, nos aprenden a nosotros. Aprenden por modelos de imitación, no por discursos”.

¿Qué podemos hacer para hacer del ejemplo nuestro mayor aliado a la hora de educar?

  • Lo fundamental es tomar conciencia. Como nos dijo Mar Romera, experta en educación emocional, en nuestro último encuentro, “nuestros hijos no aprenden de lo que les enseñamos, nos aprenden a nosotros. Aprenden por modelos de imitación, no por discursos”.
  • Si nos preocupa algún aspecto de la educación de nuestros hijos (por ejemplo, la tolerancia a la frustración, la agresividad, la empatía, la queja continua, la gestión de las emociones), sería interesante fomentar en nosotros mismos, padres y madres, comportamientos y actitudes que queramos que nuestros hijos imiten: por ejemplo, controlar nuestra ira en un momento crítico, hablar con calma, tratar de reducir nuestras expresiones de queja, no usar palabras ofensivas, etc.).
  • Como no somos perfectos, está claro que, padres e hijos, nos equivocaremos, que gritaremos un día cuando estemos desbordados, que nos quejaremos de un día duro, etc. Tener la oportunidad de hablar de ello con más calma, de pedir perdón si hace falta y de reflexionar juntos sobre posibles soluciones es una gran idea para educar con el ejemplo. Así aprenderán que no somos perfectos, pero que queremos ser nuestra mejor versión.
  • Es muy importante, nos dice Carmen Cabestany, “que el clima en casa sea de paz, de tranquilidad, de diálogo abierto, de comprensión y de educación por el ejemplo”.
  • Nos decía Carmen Cabestany hablando de prevenir la violencia que a menudo nuestros hijos juegan a juegos violentos o ven programas de televisión en los que se normaliza e incluso ensalza la agresión. Si queremos educar con el ejemplo y si nos preocupa transmitir ciertos valores a nuestros hijos, tal vez sea positivo preguntarnos si los mensajes (y por tanto, ejemplos) que reciben nuestros hijos por múltiples medios son los adecuados. Y en este caso, más que prohibir, sería interesante reflexionar con ellos para desmontar algunos discursos que no queremos que calen en su forma de actuar. Se trata, nos dice esta experta, de “orientar a nuestros hijos en sus lecturas, sus juegos y sus películas”. 

Estas y otras ideas educativas de otros 30 expertos en educación podrás encontrarlas en la plataforma de contenido audiovisual que Gestionando Hijos ha creado para ti y a la que podrás acceder por solo 0,70 €/mes.

Porque tú quieres saber más para educar mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *