Sobre el vídeo viral de la semana: Cuando los niños se cuelan en el despacho


Robert Kelly 2

Sobre el vídeo viral de la semana: Cuando los niños se cuelan en el despacho

82 millones de reproducciones en una página de Facebook de BBC  lleva desde el viernes el vídeo emitido en directo por la BBC a un eminente experto en Corea del Sur opinando con toda seriedad y rigor sobre la destitución de la presidenta surcoreana. No es que el mundo se haya vuelto loco de repente por los análisis sesudos, es más, pocas de las 82 millones de personas que han visto este vídeo recordarán una sola palabra de la intervención de Robert Kelly. O quizá sí recordarán dos: “my apologies” (mis disculpas). Porque los verdaderos protagonistas del vídeo son sus dos retoños, que entran en el despacho y curiosean, y su madre, que trata de no salir en el plano de la webcam (y no lo logra) para sacar a sus niños del despacho. Y hay otra protagonista más: la habilidad del profesor para mantener la compostura, para aguantar el chaparrón y seguir con la intervención como si nada. El choque que supone la naturalidad de los niños y la formalidad de la situación y de su padre es la causa principal de nuestras carcajadas y, si analizamos más a fondo, la naturalidad y humanidad que aportan los niños al vídeo es la otra lección de experto. Y esta segunda lección no es sobre Corea del Sur, es sobre la vida misma. 

Este simpático vídeo que en pocas horas dio la vuelta al mundo quizá se ha hecho viral y ha hecho reír a todo el mundo porque supone un choque entre dos mundos o dos estilos: la naturalidad de los niños, que no entienden de formalidades ni de expertos mundiales, y el saber estar y el rigor de un experto internacional, que incluso muchos pensarían que quedaría en entredicho (y entre los que así piensan, probablemente el propio analista) si saliera de esa formalidad y se dejara llevar por la espontaneidad de los niños. Además de su evidente expresión en el vídeo, Kelly no ha compartido públicamente la gracia que le ha hecho el vídeo, a pesar de que en el momento se le ve esbozando una sonrisa. El mismo viernes, el analista, cuando le pidieron permiso en Twitter para compartir el vídeo, preguntó: “¿Es una de esas cosas que se vuelven virales?”. Y su siguiente tuit fue un agradecimiento a otro analista que recuerda que “ya que el vídeo está dando la vuelta al mundo, cabe destacar que Robert E. Kelly es un analista sobre Corea tremendamente bueno”. La madre de Robert Kelly sí que ha hablado para el Daily Mail, calificando el vídeo de “divertidísimo” y explicando que quizá los niños pensaron que su padre estaba llamando a los abuelos por Skype. Además, explicó que la mujer que saca a los niños de la habitación era la esposa del profesor y madre de los niños (muchas personas asumieron que era la niñera y sería fulminantemente despedida), mostró su esperanza en que su hijo gane más reconocimiento como experto gracias al vídeo y se tomó con naturalidad el incidente: “Cosas que ocurren en la vida.La moraleja es ¡cierra la puerta!”. Si, por extraño que parezca, no habéis visto el vídeo, aquí lo tenéis:

Imposible olvidar la entrevista que Pepa Bueno le realizaba al entonces recién elegido alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, que se vio interrumpida por una ruidosa pelea entre hermanos. Entre risas, Ferreiro le dijo a la periodista: “Perdona, Pepa, tengo un pequeño follón en casa”. Como después analizaron Pepa Bueno y Gemma Nierga, “me ha encantado esa tranquilidad y esa risa con la que ha gestionado un momento de crisis”, tal como indicaba Pepa Bueno. Rocío Ramos-Paul, la conocida Supernanny, por su parte, comentaba que “me ha encantado esta parte donde se te hace la política tan humana: todo el mundo tiene hijos, todo el mundo tiene estrés a las nueve de la mañana”.

Y todo el mundo, hasta el mejor experto mundial en Corea del Sur, tiene hijos espontáneos, naturales, que, como dice Rocío Ramos-Paul, hacen este mundo más humano y menos formal y, como demuestra la viralidad del vídeo, mucho más divertido. Y eso es también una lección de experto.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *