Taller de Álvaro Bilbao: “Si quieres que tus hijos alcancen sus sueños, dales tiempo libre para soñar”


alvaro-bilbao-madrid-2016-creativodad

Taller de Álvaro Bilbao: “Si quieres que tus hijos alcancen sus sueños, dales tiempo libre para soñar”

Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y responsable de la web El cerebro del niño, nos brindó en el Colegio Ramón y Cajal (gracias a la Fundación SM) un taller muy dinámico sobre la creatividad en el que nos llevó de viaje por el cerebro y nos dio ideas clave para conservar y cultivar la creatividad. Entusiasmarnos con las ideas locas de nuestros hijos y dejarles tiempo libre son las claves más importantes según el conocido neuropsicólogo.

Ante una sala repleta de padres y madres, Álvaro Bilbao comenzó definiendo la inteligencia como “la capacidad para resolver problemas nuevos”. Y nos habló de Einstein, que llegó a decir que “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose” y que “el verdadero signo de la inteligencia no es el conocimiento, sino la imaginación”. Para Álvaro Bilbao, la creatividad “puede ayudar a nuestros hijos a encontrar su camino en la vida”. Por eso es importante conservarla y ejercitarla. Álvaro señala que no es partidario de “decir que hay que cultivar la creatividad de los niños”, porque lo cierto es que los niños son muy creativos: “Nuestros niños nacen con un alto potencial creativo que se va perdiendo con la edad”. De hecho, nos contó en el taller que un estudio estimó que a los niños y niñas se les ocurren “unas 10 ideas creativas al día y a los adultos unas dos a la semana”.

Como siempre asegura el neuropsicólogo, “conocer el cerebro del niño ofrece una gran ventaja a padres y educadores”, de modo que nos llevó de viaje a esta parte de nuestro cuerpo y nos descubrió que nuestro cerebro tiene tres capas “porque ha ido añadiendo estructuras”. El cerebro reptiliano se ocupa de la supervivencia. El emocional (heredado de los mamíferos) “busca placer y evita situaciones desagradables”. En este sentido, Álvaro nos recordó entre risas la típica escena en el portal de casa, cuando ves en el ascensor a un vecino que te resulta agradable: aceleras el paso, le pides que te espere y vas a su encuentro. Si encontramos a un vecino que nos parece desagradable “vamos dando pasos muy cortos, nos ponemos a abrir el buzón e incluso si eso no es suficiente para evitarlo hacemos que se nos ha olvidado algo en el coche”. Después de este ejemplo ilustrativo, el neuropsicólogo nos preguntó: “ Con lo que estáis haciendo, ¿estáis contribuyendo a que el día de mañana vuestros hijos, cuando lleguen a casa dentro de unos años, se acerquen a vosotros porque sois agradables para ellos u os quieran evitar?”. La capa superior del cerebro es el lógico. Pero si queremos saber en qué parte del cerebro se origina la creatividad, habrá que decir que en toda la superficie del cerebro. “La creatividad implica articular y coordinar distintas partes del cerebro”.

alvaro-bilbao-creatividad-4Para ver el papel de la creatividad en nuestra vida, Álvaro nos propuso una primera dinámica: presentarnos a alguien que no nos conozca. La segunda parte de la dinámica es presentarnos a esa misma persona hablando de algo que nos apasiona. La diferencia es notable y nos cuenta Álvaro que esta técnica “se aplica en problemas de negociación para desbloquear acuerdos de ejecutivos”. Este ejercicio nos sirve para reflexionar sobre cómo comunicamos con nuestros hijos. Dice Álvaro que “muchos padres tienen un estilo de comunicación no resonante”, que no conecta con sus hijos. Y recurre al típico ejemplo de las preguntas a la salida del cole: “¿Qué has hecho en el cole?”, “¿Qué tal te ha ido el examen?”. Estas preguntas no interesan a nuestros hijos, no nos sirven para conectar. Y nos explica Álvaro la forma creativa que tiene para conectar con sus hijos: les cuenta cómo le ha ido el día a él, les explica qué ha comido y, gracias a compartir su experiencia y a conectar con las emociones, consigue una comunicación más fluida con sus hijos. “Conectar con otras personas desde las emociones es una técnica eficaz”, resume Álvaro.

De nuevo Álvaro nos puso a prueba, en esta ocasión preguntando cuántas cosas diferentes se nos ocurría hacer con un ladrillo. “Esta es una prueba clásica para medir la creatividad”, nos dijo. Y la creatividad, está claro, se pierde con la edad. En un estudio con niños, un 98% de ellos fueron identificados como creativos. 10 años después solo un 20% de los mismos niños recibieron ese calificativo. ¿Por qué los niños son más creativos? “Porque cuando no conozco como funciona algo soy más creativo”, nos respondió Álvaro.

El neuropsicólogo nos contó que por la mañana pidió a su hija de tres años que le ayudara a elegir un cinturón: el marrón o el azul. Y su hija le dijo “los dos”. Álvaro nos cuenta esto para decir que “no todas las ideas creativas valen, hay que pulirlas” y que le explicó a su hija que su idea no era realista porque no le cabrían los dos cinturones por las hebillas del pantalón, que con uno llegaba y que además se reirían de él.

alvaro-bilbao-creatividad-3En otro de los ejercicios, Álvaro Bilbao nos pidió pensar qué podríamos usar de la sala para mejorar nuestra experiencia educativa y pidió a valientes del público (porque “la creatividad implica valentía”) que contaran su opinión (y hubo quien nombró el “extintor para apagar fuegos en casa”, provocando la risa del público). Otra de las dinámicas que nos propuso fue pensar cómo iríamos de Alcalá de Henares hasta nuestra casa sin dinero y sin móvil y las respuestas más alocadas recibían más puntos. Y la última de las dinámicas se centró en que una persona del grupo daba ideas alocadas para preparar una fiesta de Navidad en el colegio, y el resto del grupo debería contestarle con un “no es posible” o con un “sí, pero”, cortando las alas de esa creatividad. Álvaro luego propuso que ante las ideas alocadas nos contagiáramos de entusiasmo y dijéramos: “Sí, y además…”, aportando otra idea creativa. Y nos llamó a reflexionar con la pregunta: “¿A qué cole querríais ir?”. Claramente, todos querríamos ir al de “Sí, y además”. Por eso, la reflexión era obligada: “Para educar a nuestros hijos y conservar su creatividad hace falta decir menos “no, porque”, “sí, pero” y más “sí, y además”” ante sus ideas alocadas. Álvaro nos contó entre risas que a él esa actitud le ha metido en algún lío (como cuando su hijo le pidió meterse en una atracción de un parque de perros y él le contestó: “Sí, y además yo también me voy a meter”, pero recuerda que aun así esta actitud abre muchas posibilidades. Y en este punto, retomando la idea loca de su hija sobre el cinturón, nos confesó que había descubierto que los dos cinturones le cabían en las hebillas del pantalón y que nadie se había reído y nos mostró el cinturón azul bajo el marrón.

El neuropsicólogo recordó grandes campañas publicitarias muy creativas en las que la idea llegó después de mucha observación y perseverancia, factores que subrayó como muy ligados a la creatividad. Por eso, Álvaro nos quiso dar ideas para cultivar la creatividad con nuestros hijos, como apagar las pantallas, ofrecer tiempo de contemplación u observación (“si quieres que tus hijos alcancen sus sueños, dales tiempo libre para soñar”), pintar, manipular piezas de construcción, disfrazarse y contar con unos padres creativos que tengan ideas locas o se entusiasmen con las ideas locas de sus hijos. Y recordó que nuestros hijos encontrarán sus sueños y su imaginación cuando en frente les ofrezcamos un “sí, y además” en lugar de tanto “no, porque”. “Hay que seguir el rollo a nuestros hijos en gustos y aficiones. Y no decirles que eso no les va a llevar a ningún lado” asegura.  Pero Álvaro quiso hacer un inciso: “respetar la creatividad de los niños no es dejar que hagan lo que les dé la gana”.

Ante preguntas del público, Álvaro recordó que las pantallas no estimulan, sino que entretienen, y que “en casa tenemos la norma de que hasta los seis años no hay videojuegos”. Aconseja que antes de dejar a nuestros hijos pantallas “debemos poner unas normas” y que debemos observar que nuestro hijo “tenga capacidad de autocontrol” frente a las pantallas.

Álvaro nos dijo que no es muy amigo de la afirmación de que la escuela mata la creatividad. Y nos preguntó: “¿Cuántos de vosotros habéis preparado una obrita de teatro de Navidad para representar a los abuelos? Porque los profesores hacen eso”. Esa afirmación de que la escuela mata la creatividad pone a padres en contra de profesores y eso no es bueno, considera Álvaro.

El conocido experto concluyó el taller recordando la necesidad de transmitir a nuestros hijos más “sí, y además” entusiastas y a “darles tiempo para soñar”.

Aquí podéis ver el vídeo del taller.

 

3 comments
  1. Isabel

    14 diciembre, 2016 at 1:34 pm

    Como siempre, Álvaro Bilbao, ¡muy interesante! Ganas tengo de leer su libro :-)

    Reply
  2. Pingback: Vídeos que inspiran: "Un saludo personalizado para cada alumno" | Gestionando Hijos |

  3. Itzel DM

    4 febrero, 2017 at 2:39 pm

    Me gusto Alvaro esta presentacion y comparto ese pensamiento de que a nuestros hijos hay que dejarlos soñar. Uyy tengo una pequeña de 7 años que es sumamente creativa y me pregunta mama como hacias cuando eras pequeña…. realizastes esto… pues le digo es que yo no era tan creativa como tu realmente no se me ocurria todo eso o si lo hice en el momento mi mama me decia no hagas eso no puedes hacerlo!!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *