El móvil, ese gran obstáculo que impide a mi hijo centrarse en cualquier otra actividad
5 frases que no debes decirle a alguien que sufre ansiedad

A nuestra compañera Sara

Querida Sara:

Hoy nos has escrito a todos los compañeros de Gestionando hijos para convocarnos a una reunión por la pantalla (estamos teletrabajando). “Se trata de algo personal”, nos has dicho en tu mensaje. Creo que estábamos algo nerviosos, todos te queremos mucho y nos inquietaba saber qué era aquello que nos querías comunicar, aquello de lo que nadie de nosotros sabía nada.

Habíamos hablado unos con otros… “Nos vemos a las dos por Teams (el sistema de videollamada que utilizamos) en la reunión que ha convocado Sara, ¿qué será lo que nos va a contar?”, nos preguntamos sin darnos respuesta.

Llegó la hora, todas juntas y Leo (el único chico del equipo). Todas con la risa nerviosa. Empezamos a hablar entre nosotras, a conjeturar, a hacer alguna broma para romper el hielo. Alguien dice que ha hablado con un amigo suyo, que le ha contado que nos has convocado a una reunión, que nadie sabe de qué se trata. El amigo le dice, por decir, “eso es que está embarazada”.

“Has dado en el clavo. Estoy embarazada”, nos dices. Todos prorrumpimos en un grito simultáneo de alegría, de felicidad compartida. Silvia dice que está temblando de emoción, María, Marina, Iris, Mariely se ponen a aplaudir, Leo -como siempre- se pone en modo preguntón:

– «¿De cuánto estás?»
– «De 9 semanas».
– «¿Y cómo te encuentras?»
– «Muy bien, con algo más de sueño, cansada, un poco revuelta, pero sin vómitos ni nada de eso…».
– «¿Y tu novio?»
– «Mi novio, pobrecillo… no nos hemos podido ver más que un día. Él está en Madrid, yo en Granada, deseando que pueda salir de aquí para estar juntos…»
– «¿Y la abuela?», (refiriéndose a su madre, a la que tanto quiere).
– «¡Ay!, mi madre. Mi madre está feliz, la más feliz. Solo por verla a ella merece la pena». Se hace un silencio conmovedor, emocionante. A alguno (Leo es el más llorón) se le escapa una lagrimita.

¡Qué fantástico! Está llegando un nuevo integrante a nuestra pequeña y bien unida familia de Gestionando hijos. Todos nosotros estamos muy contentos, deseando cuidar de ti, Sara, y de tu peque cuando llegue. Verte tan feliz, tan ilusionada, pensando ya en tu futuro como madre (“voy a tener que repasarme artículos, verme los cursos de la plataforma, ja, ja”), nos contagia a todo el equipo.

La reunión del equipo de Gestionando hijos de las dos de la tarde del viernes 23 de Octubre de 2020 convocada por Sara Sánchez fue una gran reunión, una que nunca olvidaremos. Aquí dejamos testimonio público de la reunión que acabó con alguna pregunta más, como «¿y qué es lo que más echas de menos?»: «Las cañitas. Es que eso de salir con mis amigas a base de tónicas no lo llevo muy bien».

Esa ilusión compartida, la de la llegada de una nueva personita, las ganas de conocerla, de imaginarnos cómo será, nos hace volver a pensar en la belleza de la maternidad, de la paternidad, de ese amor incondicional que nace desde el mismísimo momento en que sabes que tienes a tu bebé dentro de ti.

De ese amor que algunas veces parece difuminarse, hasta incluso desparecer, cuando llegan los conflictos, las peleas, cuando las cosas no salen como quieres, cuando “tus otras cosas” te impiden disfrutar de aquello que tanto deseaste.

Aprovechamos tu alegría, Sara, nuestra alegría para compartirla con todas y todos vosotros. Esperamos que os haya parecido bien y os invitamos a sumaros.

Spread the love

Sobre el autor

Gestionando hijos
Gestionando hijos
Gestionando hijos es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos. Esperamos que también el tuyo :)