«Tiene mucho que ver el tipo de apego con las adicciones: a mayor número de recursos y habilidades, menor probabilidad de desarrollar una adicción»

De qué tratarán las ponencias del homenaje a la educación: el spoiler que necesitabas
Convivir con intensidad en familia: propuestas para no agobiarse en el día a día basadas en la educación emocional

«Tiene mucho que ver el tipo de apego con las adicciones: a mayor número de recursos y habilidades, menor probabilidad de desarrollar una adicción»

Como seguro que ya sabéis, este mes de diciembre vamos a homenajear a la educación (y a todos los que han luchado por ella en estos meses tan complicados) por todo lo alto: con un gran evento online por el que pasarán 15 de los mejores expertos educativos del país.

Uno de ellos será el psicólogo Rafa Guerrero, que nos hablará en su ponencia de la responsina, un elemento clave para saber cómo evitar que nuestros hijos desarrollen adicciones.

Por eso, hemos hablado con él para que nos cuente un poco más sobre qué tratará esta ponencia tan necesaria e interesante:

1. Rafa, para aquellas madres y padres que aún no lo sepan, ¿podrías explicar rápidamente qué es el apego?

El apego es un vínculo emocional o un lazo afectivo que ocurre entre el neonato y sus cuidadores principales, que pueden ser mamá y papá, por eso decimos que la relación de apego se da de los niños a los padres: los bebés son tremendamente inmaduros y están necesitados de que sus padres vayan cubriendo esas necesidades.

La relación de apego implica una situación de dependencia, el chiquitín depende de mamá y papá para sobrevivir, la relación está basada en la supervivencia.

Entonces, el apego implica una relación de dependencia, por lo que si mamá y papá dependen del niño, no estamos actuando bien. Mamá y papá lo que hacen es vincularse con el chiquitín. Luego está el tema de qué tipo de apego desarrollarán, seguro e inseguro, sano o insano, y con quién lo desarrollarán. Pero en líneas generales eso es el apego, un tipo de relación que es esencial para sobrevivir que tenemos todos los mamíferos, no solo los seres humanos.

2. Y Rafa, si existen 4 tipos de apego y solo 1 es seguro, ¿podemos saber si nos estamos vinculando de forma correcta con nuestros hijos?

La verdad es que es una pregunta muy frecuente que nos hacen las mamás y papás. Desde luego poder llegar a la conclusión de que ese niño o adolescente o este adulto tiene un apego seguro o inseguro, y de qué tipo es, y qué consecuencias tiene, tanto el seguro como el inseguro, es algo que está reservado solo a los profesionales; mamá y papá y los profes, por ejemplo, no tienen los instrumentos, la formación, ni tienen herramientas como para poder llegar a la conclusión de decir qué tipo de apego tienen con sus hijos o alumnos.

Pero sí que es cierto que hay cuatro factores que nos pueden dar una pista más directa sobre el apego, cuatro pilares que, cuando están en equilibrio, bien conseguidos, es probable que sea un apego seguro, pero que cuando estos entran en desequilibrio es probable que podamos tener un apego inseguro o una problemática o algún trastorno:

  • El primero es el sueño; un niño de duerme bien va por el buen camino, un niño que duerme mal puede ser debido a que algo esté pasando. Puede ser algo referido al sueño o que algo está teniendo como consecuencia un mal sueño. No me refiero a un mal sueño de algo concreto y puntual, sino de manera constante.
  • El segundo pilar sería la alimentación; que el niño coma bien, tenga una dieta equilibrada, que coma más o menos de todo dentro de que algunos alimentos no nos seducen especialmente.
  • El tercer pilar tiene que ver con el colegio; cómo el niño se vincula con sus compañeros, profesores, etc. Si está contento, o no, o sea el ámbito escolar.
  • El cuarto y último tendría que ver con posibles síntomas que podríamos encontrar; ticks nerviosos, el pis o la caca, temas de esfínter, dificultades de aprendizaje…

Si estos cuatro pilares están en equilibrio: el sueño, la alimentación, el cole y la ausencia de estos síntomas, vamos por el buen camino.

3. Hablemos de algo que nos preocupa mucho, Rafa: las adicciones. ¿Qué tiene que ver el apego que desarrollen nuestros hijos con la probabilidad de sufrir una adicción?

Tiene mucho que ver el tipo de apego que desarrollen con las adicciones. El apego seguro es siempre un colchón, mientras que el apego inseguro es siempre un factor de riesgo. Si una persona se cae de un quinto, si esa persona es un apego seguro, caería sobre un colchón muy gordo, sería consciente de que se está cayendo, que se ha caído, le dolería la costilla, pero el colchón tan gordo que tiene le evitaría un montón de cosas.

La caída que es desde el mismo piso, pero sin amortiguación, va a hacer mucho más daño que el apego seguro. Entonces, las adicciones tienen que ver mucho con el apego. El apego seguro te reporta una capacidad de regulación emocional, autoestima, ser autocrítico contigo mismo, capacidad de resiliencia, de adaptación al entorno…

Cuando hablamos de adicciones, hablamos de todas, ya sea alcohol, heroína, tabaco, redes sociales, sexo, comida… Son conductas adictivas, con lo cual tu necesitas esa sustancia, contexto, aprobación, para poder sobrevivir: Necesito de la coca para calmarme cuando estoy desregulado, necesito el trabajo para que la gente me reconozca la necesidad de mis padres por no ser querido, la comida para rebajar la ansiedad, pero claro, sabemos que las adicciones son del aquí y del ahora y cuando necesito algo para regularme pongo más énfasis en la conducta adictiva.

A mayor número de recursos, habilidades, menor probabilidad de desarrollar una adicción. Por eso tenemos que cubrir las necesidades de nuestros hijos, sean neonatos, adolescentes… cuantas más, mejor, pero en su medida: hay que proteger, pero no sobreproteger.

4. En estos últimos meses puede que se haya hecho aún más evidente la necesidad de cubrir las necesidades, no solo fisiológicas, sino también emocionales de nuestros hijos… ¿crees que en una época como la que estamos viviendo, con toda la intensidad emocional que está generando, existe más probabilidad de acabar desarrollando o fortaleciendo alguna adicción?

Toda situación estresante que está siendo novedosa y con mucha incertidumbre dificulta conseguir el apego seguro, ya que toda situación estresante o novedosa nuestro cuerpo, nuestro cerebro, demanda tranquilidad, calma… Si yo no la tengo, porque estamos en situación de pandemia, o si tengo problemas con mi marido, o con mi jefe, entonces busco conseguir esa calma a través de ese estímulo o persona que constantemente me dará lo que le digo de manera inmediata.

Por lo tanto, como no tenemos equilibrio, aumenta la posibilidad de poder desarrollar una adicción. Entonces, lo que necesitamos en este punto es estar tranquilos, gestionados, tener una capacidad de dar estímulos en los momentos adecuados.

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política, y sigo formándome en los temas que me apasionan: educación, igualdad de género y nuevas tecnologías.