Estudiar en el extranjero: una opción enriquecedora para nuestros hijos

Juan Llorca: “El error es ver el ‘momento comedor’ como un mero trámite, y no como un momento educativo más del día”
Los tópicos educativos que nos afectan en el día a día

Estudiar en el extranjero: una opción enriquecedora para nuestros hijos

Hoy en día sabemos que aprender idiomas es muy importante para el futuro de nuestros hijos e hijas. Para ello, estudiar en el extranjero es una de las alternativas que más beneficios puede aportarles: conocer nuevas culturas, otros países, viajar, crecer, aprender idiomas, hacer amigos… En definitiva, madurar como personas y, además, adquirir conocimientos y experiencias que no olvidarán nunca.

Pero hay muchas opciones y, dependiendo del objetivo que busquemos, podrán interesar más a nuestros hijos unas u otras. Por eso informarnos previamente de forma correcta es fundamental. Y para poder llevar a cabo este proceso previo de recogida de información y valoración de opciones, los días 15 y 16 de febrero tendrá lugar La Feria de los Colegios en Madrid, donde habrá stands dedicados a informar a madres, padres e hijos y solventar las dudas que puedan tener.

Pero, ¿por qué estudiar en el extranjero? Se lo hemos preguntado a Juan Carlos Hidalgo, Jefe de Marketing y Tecnología de Red Leaf, una de las empresas que ofrece estudios en el extranjero y que estará presente en la Feria de los Colegios.

  1. ¿Cuáles son los beneficios que estudiar en el extranjero puede aportar a nuestros hijos e hijas?

Los beneficios de estudiar en el extranjero son muchos y han sido ampliamente contrastados por la experiencia. Entre otros cabe destacar que los estudiantes desarrollan su capacidad de adaptación al enfrentarse a nuevas situaciones que deben gestionar de manera independiente y analítica, amplían sus habilidades sociales al entrar en contacto estrecho con nuevas personas y entornos culturales diferentes al suyo, mejoran su autoestima, potencian su flexibilidad, su compromiso, su autonomía y su sentido de la responsabilidad. A ello cabe añadir que, dentro de un Programa educativo de carácter inmersivo en un nuevo idioma, éste pasa a formar parte de manera natural de la nueva caja de herramientas sociales y de comunicación del estudiante.

  1. ¿Qué criterios deberíamos priorizar para elegir, junto a ellos, un destino al que poder ir a ampliar sus estudios?

Como bien expresáis en la pregunta, compartir con ellos la elección del destino e involucrarse en todo el proceso es un elemento fundamental del éxito. A partir de ahí, el destino debe analizarse desde el punto de vista de los valores y características que la familia y el propio estudiante entiendan como fundamentales: sistema educativo, adaptación a las necesidades del estudiante y disponibilidad de un entorno seguro y acogedor serían algunos de dichos criterios. Igualmente, destacaríamos el carácter abierto, multicultural e inclusivo que debe poseer el destino hacia las experiencias internacionales de los estudiantes que reciben, así como la probada experiencia de los profesionales que gestionan los programas educativos, tanto en el país de origen como en el propio destino.

  1. ¿A partir de qué edad es recomendable ir a estudiar al extranjero?

No existe una respuesta única a esta pregunta, ya que inciden factores como la propia madurez personal y social del estudiante, así como su deseo de embarcarse en una aventura educativa y vivencial de este calado. Nuestra experiencia nos indica que, para Programas de Verano, de corta duración, y con un componente más lúdico, una primera experiencia puede abordarse con éxito a partir de los 11/12 años, mientras que un Programa Académico podemos comenzar a plantearlo a partir de los 12/13 años.

  1. ¿Cuáles son las opciones de estudios para nuestros hijos en el extranjero (idiomas, formación profesional, campamentos…)?

En Red Leaf somo especialistas en Canadá, de hecho, es nuestro destino exclusivo durante los ya más de 35 años de existencia de nuestra empresa.  Las opciones de Programas educativos abarcan desde el Curso completo de 10 meses de duración en un colegio o high school canadiense, a Programas Académicos de más corta duración como es la estancia durante un semestre o los Programas trimestrales de 15, 12 o incluso 4 semanas, denominados también Programas de Integración.

También disponemos de Programas de Verano con una amplia modalidad de estancias y formatos: desde campamentos canadienses a Programas con o sin curso de inglés con estancia en familia de acogida o Programas combinados de verano e integración en high school que aúnan ambas experiencias en una estancia muy completa por su carácter social, personal y educativo. Canadá es un país bilingüe y, si bien nuestros programas en su mayoría están enfocados a la vivencia e integración en un ambiente angloparlante, también disponemos de programas con francés como lengua principal o complementaria.

 

 

  1. ¿Cómo podemos estar tranquilos los padres y madres sabiendo que nuestros hijos están en otro país, lejos de nosotros?

Principalmente, confiando en el buen hacer y la profesionalidad de las personas que desarrollan los Programas en el extranjero a quienes confiamos el cuidado de nuestros hijos e hijas. Debemos asegurarnos que el equipo que nos asesora cumple con los requisitos de experiencia, profesionalidad y éxito demostrable; que dispone de  una red de asistencia en origen y destino de  primer nivel; que cuenta con los mecanismos y protocolos de control, seguimiento y resolución de incidencias adecuados para cada Programa y que pone a nuestra disposición, siempre de manera honesta y transparente, toda la información que como padres requerimos para tomar siempre decisiones perfectamente informadas y fundamentadas.

  1. ¿Cómo podemos informarnos sobre las distintas opciones que existen para que nuestros hijos e hijas estudien en el extranjero?

Actualmente existe una gran oferta educativa y de ocio en un amplio abanico de países y formatos. Nosotros recomendamos acudir siempre a proveedores de experiencia y calidad contrastada como por ejemplo los pertenecientes a la Asociación Española de Proveedores de Cursos de Idiomas en el Extranjero (Aseproce), los cuales deben cumplir unas exigentes normas de calidad y nivel de servicio.   También se pueden visitar ferias sectoriales de carácter más local donde nos podemos hacer una idea de primera mano de la oferta existente, como por ejemplo la Feria de Los Colegios, de gran prestigio en el sector y que cuenta con un espacio de oferta internacional muy importante.

  1. ¿Cómo vuelven los jóvenes que deciden estudiar un tiempo en el extranjero?

Si bien no podemos generalizar, sí es cierto que los padres nos comentan que, en su inmensa mayoría, los estudiantes experimentan un cambio a mejor: sus hijos e hijas regresan más maduros, más conscientes de la sociedad en la que viven y más enfocados en su futuro tanto personal como profesional. También han creado amistades que van a durar toda la vida y que les van a seguir proporcionando a lo largo del tiempo esa visión multicultural tan importante para su futuro.

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política, y sigo formándome en los temas que me apasionan: educación, igualdad de género y nuevas tecnologías.