A mi hijo/a no le gusta leer, ¿qué puedo hacer?

«El reto de educar niños de alta demanda», por Úrsula Perona
«El lenguaje del juego y las risas es mucho más poderoso y persuasivo que el lenguaje de los gritos y las amenazas»

A mi hijo/a no le gusta leer, ¿qué puedo hacer?

Todas las personas a las que les gusta leer saben que hay libros, cuentos, historias… capaces de tocarte algo por dentro, de hacerte sentir uno más de la trama o empatizar muchísimo con el protagonista, entre muchísimas otras sensaciones maravillosas.

Además, sabemos que la lectura tiene múltiples beneficios, tanto en los mayores como en los pequeños. Por eso, si a nuestro hijo o hija no le gusta leer, son muchísimas las dudas que nos surgen, pero hay una que nos ronda especialmente: ¿Cómo fomentar en ellos algo que no les gusta?

Ana Garralón, Premio Nacional de Fomento de la Lectura, y la editorial Bayard (líder en Europa en publicaciones infantiles y juveniles), nos dieron algunas claves para convertir a nuestros hijos e hijas en auténticos apasionados/as de la lectura en un webinar interesantísimo.

¿Qué?

Ana Garralón empezó diciéndonos que, para abordar la pregunta «A mi hijo/a no le gusta leer, ¿qué puedo hacer?», nos iba a responder formulando otras preguntas. La primera es el qué: «¿Qué libros está leyendo tu hijo que no le gusta leer? ¿Está leyendo ficción y no le gusta porque lo que le gustan son los libros de dinosaurios? ¿Dice que no le gusta leer porque son lecturas obligatorias (las que le mandan en el colegio)?».

«¿Les estamos dejando realmente que elijan sus propias lecturas?«, esta sería la principal cuestión, nos indicó Ana Garralón. Como apuntábamos en el principio de este artículo, «todos los que nos gusta leer sabemos que hay un goce personal, hay una especie de felicidad que nos causan los libros que nos gustan, y esa oportunidad también tienen que tenerla los pequeños».

Ana continuó apuntando que «muchas veces les recomendamos libros porque estamos muy acostumbrados a decirles qué tienen que hacer, pero es importante que ellos elijan sus libros, que se equivoquen, que dejen un libro a medias si no les ha gustado…».

¿Cómo?

La segunda cuestión se referiría al cómo: «¿Estamos hablando lo suficiente con los niños sobre cómo están leyendo?», nos planteaba Ana Garralón. Es decir, ¿comprende todo lo que lee? ¿está leyendo un libro que está por encima de sus posibilidades, o por debajo?

Respecto a esto, Ana nos explicó que «muchas veces no les gusta leer porque se aburren leyendo, porque la lectura no es un reto y les parece muy fácil». Por esta razón nos anima a mantener una conversación con ellos que nos puede desvelar esta cuestión.

También respecto al cómo, Ana Garralón explicó los beneficios de leer en voz alta. «Leer en voz alta es algo que todos hacemos en casa pero no tenemos la conciencia real de lo importante que es», apuntaba. Además, añadió que «leer en voz alta genera vínculos de afecto y de amor, ayuda al desarrollo neuronal, ayuda a prestar atención y también deja volar la imaginación…».

En este punto Ana hizo hincapié en que «cuando los niños aprenden a leer, los adultos dejamos de leerles en voz alta, pero quisiera recordar que es muy importante seguir haciéndolo, porque una cosa es lo que puede leer un niño por sí mismo, y otra lo que puede escuchar, con un grado mayor de dificultad, y podemos leer algo a un niño que por su edad sería incapaz de leerlo por sí mismo».

¿Cuándo y dónde?

Ana Garralón quiso recordar la importancia de crear un ambiente idóneo para leer: crear un lugar, un tiempo y un silencio también que inviten a la lectura. «Vivimos en un momento de mucha estimulación por todos lados y esto para leer no es muy bueno. Entonces, quizás tus hijos no leen porque no están encontrando ese momento personal, ese silencio, ese ratito para leer… y nosotros lo tenemos que fabricar en casa».

¿Por qué?

Ana Garralón nos invitó a reflexionar: «¿Por qué leemos? Es una pregunta también para nosotros. ¿Están los niños motivados para leer? ¿están leyendo cosas que les gustan? ¿piensan que es algo valioso? Porque muchas veces es como bueno ahora te vas a leer y nos dejas un ratito en paz… y le quitamos ese valor que tiene la lectura».

En este punto, Garralón nos preguntó: «¿Qué lugar ocupa la lectura en vuestra familia? ¿se habla de ello? ¿vuestros hijos os ven con un libro en las manos?». Esto es de gran relevancia, pues ya sabemos que la mayor herramienta educativa es el ejemplo que les damos. «Si para nosotros es importante leer, ellos también lo van a considerar importante».

Este es un pequeño resumen de las claves que nos dieron Ana Garralón y Bayard en este webinar sobre el fomento de la lectura en nuestros hijos e hijas. Si queréis verlo completo, aquí os lo dejamos. ¡Que lo disfrutéis!

Este ha sido un año complicado para todos, pero ante las dificultades que nos ha presentado la pandemia, nos hemos unido educadores, docentes, madres, padres, alumnado… por y para la educación. Y eso merece un reconocimiento, un homenaje.

La mejor forma que se nos ha ocurrido de homenajear a todos los que han estado estos meses luchando por la educación es con un evento online que contará con 15 ponencias de 15 grandes expertos en diferentes ámbitos relacionados con la educación.

Consulta toda la información sobre ponentes, temas, horarios y el formulario de inscripción gratuita haciendo clic en esta foto:

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política, y sigo formándome en los temas que me apasionan: educación, igualdad de género y nuevas tecnologías.