10 preguntas sobre altas capacidades ¡contestadas por expertos!

Aprendizajes tras un divorcio
Lucía Galán: “En un divorcio, lucha lo que tengas que luchar, pero no metas en el ring a tus hijos, ni siquiera como espectadores”
Cuentos de Lucía, mi pediatra
“Nuestros hijos no necesitan padres perfectos. Necesitan padres que estén incondicionalmente”, Lucía Galán

10 preguntas sobre altas capacidades ¡contestadas por expertos!

10 preguntas sobre altas capacidades

En el mundo de las altas capacidades hay mucho desconocimiento. Unas veces se habla de niños superdotados, ahora más de Altas Capacidades… Ambos términos son correctos, lo que pasa es que la palabra “superdotado”, según los expertos Ana Roa y Cristóbal Calderón, “hace referencia a un perfil determinado de las Altas Capacidades”. Estas “recogen las características de un grupo heterogéneo de personas que tienen determinadas capacidades” y, por tanto, incluyen varios términos: superdotado, talento, prodigio, genio o niño precoz. Ana Roa y Cristóbal Calderón, ambos pedagogos y escritores, han publicado un libro sobre esto. Se llama Altas capacidades. Educando para el éxito, y hemos aprovechado para hacerles las 10 preguntas sobre altas capacidades que seguro que muchas madres y padres os habéis hecho en algún momento.

1. ¿Podemos los padres reconocer fácilmente que tenemos un hijo con altas capacidades?

Los padres somos excelentes identificadores de nuestros propios hijos superdotados ya que en el 70% de los casos la selección hecha es correcta. Usamos el método de observación comparativo y advertimos aptitudes que poseen y nos llaman mucho la atención.

Observa si:

10 preguntas sobre altas capacidades

Portada del libro escrito por Ana Roa y Cristóbal Calderón.

– La atención y la memoria de tu hijo están muy desarrolladas.
– Rico lenguaje expresivo y comprensivo en el día a día (un rasgo particularmente importante de sobredotación).
– Está presente el aprendizaje rápido de conceptos nuevos.
– Surge el interés del niño por conocer nuevas cosas haciendo muchas preguntas.
– Aparece la lectura temprana.
– Desarrolla la intensa inventiva y capacidad creativa.
– Expresa una alta sensibilidad emocional.

2. ¿El niño o la niña con altas capacidades “sabe que lo es” antes de recibir el diagnóstico?

Dependiendo de la edad y la situación familiar y cultural del entorno, existe en algunos niños/as cierto grado de “intuición” en sus habilidades, podemos comprobarlo cuando hablamos con ellos de sus gustos, conocimientos, ideas… Es lógico pensar que su capacidad de metacognición les puede llevar a una reflexión personal y a una imagen de sí mismos en la que reconocer sus peculiaridades en la comparación con los otros en su vida cotidiana. Otra cosa diferente es que lo manifiesten abiertamente. Es más fácil observarlo pasada la primera infancia.

3. ¿En qué momento debemos realizar el diagnóstico? ¿A partir de qué edad?
Sería muy interesante un diagnóstico precoz a los 4 años aproximadamente. Después, podemos continuar con un seguimiento continuo para observar su evolución y ver en lo que puede desembocar.

4. ¿Debemos decirle a nuestro hijo que le vamos a hacer un test para ver si es superdotado o es mejor hacerle las pruebas sin decirle para qué son?
Cuando un niño o niña llega a un despacho o gabinete psicopedagógico o médico, hay que tener en cuenta su edad y su madurez. No es lo mismo la relación que se puede establecer con edades de 3 a 6 o 7 años, que las que tendríamos con un adolescente. Lo ideal es establecer con ellos una relación de confianza y tranquilidad para que sus respuestas sean sinceras y objetivas. A los pequeños, simplemente hay que decirles que vamos a trabajar con ellos para conocerles mejor, y que necesitamos que estén tranquilos y pregunten las dudas. A los mayores, conviene comentar que vamos a proponerles algunas pruebas para conocer sus habilidades. Hemos de tener en cuenta que nunca debemos predisponerles en un sentido u otro, ya que podríamos sesgar los resultados.Por tanto, la respuesta a esta pregunta está muy relacionada con la capacidad de comprensión del niño. Tampoco es adecuado hablarle al niño de pruebas de superdotación entendiendo este término como algo absoluto e inmutable, pues puede causar desconcierto y que él lo sienta como algo extraño, cada caso es único y particular

5. Si el diagnóstico dice que es afirmativo, ¿es conveniente comunicárselo a nuestro hijo o hija?
Sí, es conveniente, siempre acompañado de una explicación clara y natural en la que conectemos interiormente con el niño o la niña. Si compartimos con ellos un diagnóstico diferencial bien tratado por el entorno que los rodea, ellos se sentirán bien y obtendrán  el reconocimiento que necesitan.
Por tanto, siempre hay que explicarles a los niños los resultados obtenidos. Otra cosa es cómo hacerlo. En este sentido hay que expresarles que tienen buenas posibilidades y que pueden aprovecharlas para sus estudios y su vida. También dependerá de la edad. Pero aquí hay que apuntar que la familia es un factor importante. Que en el seno familiar se considere una característica más, que se trate de forma “natural” es la mejor manera de asegurar que la vivencia de sus habilidades se asimile de forma equilibrada.

6. ¿Ser de altas capacidades puede ser un problema?
En absoluto si se toman las medidas oportunas: “Tener una mente privilegiada no puede convertirse en una maldición”. No se trata de hablar de “genios”, se trata de trabajar el potencial de los chicos o chicas de forma adecuada y estar todos concienciados.

7. ¿Se pueden llegar a sentir diferentes en relación a los otros niños del colegio?
Según el psicólogo francés Jean Charles Terrassier, podemos encontrar una disincronía (cierto desequilibrio) niño-compañeros. La disincronía entre la edad mental y la edad real implica que estos niños no encontrarán en los compañeros de su edad una compañía intelectualmente interesante ni estimulante. Por otro lado, pueden sentirse desplazados físicamente en compañía de niños mayores, lo que los llevará, finalmente, a buscar niños de su edad para jugar, o a no jugar a determinados juegos. Poder entablar relaciones con otros niños de alta capacidad suele ser positivo para ellos y les permite aceptarse mejor. Un estudio realizado en el contexto de la escuela primaria norteamericana mostró que el niño de alta capacidad se desinteresaba del colegio cuando no había otro niño de similares características en su clase, y que menos del treinta por ciento de estos niños tenían un rendimiento escolar de acuerdo con sus posibilidades.

8.¿Qué consejo le dais a las madres y padres con un hijo/a de altas capacidades para su educación?
Es muy importante que el niño marque su propio ritmo de aprendizaje, no debemos frenarlos ni forzarlos desterrando también cualquier estereotipo, falsa creencia o mito como ser los primeros de la clase, no gustarles hacer deporte…  Es necesario que nos formemos en la materia como padres y madres expertos.Su comportamiento puede que no sea propio de un niño de su edad ya que su desarrollo es muy rápido… pero cuidado con sus emociones, quizá el razonamiento es muy superior pero no deja de ser un niño para determinadas situaciones relacionadas con el afecto y el sentimiento.

9. ¿Qué es importante que le inculquemos a nuestra hija o hijo con altas capacidades?
La respuesta a esta pregunta la podemos resumir diciendo que debemos transmitir al niño/a la idea de que es una persona, con sus potencialidades, con su personalidad, y la necesidad de relacionarse con los otros de manera que le permita crecer y desarrollarse emocional y socialmente como cualquier otro niño de su edad. Que disfrute, que comparta, que se relacione adecuadamente en la familia, la escuela y con las amistades.Cuando hablamos de altas capacidades hablamos también de hipersensibilidad e hiperexigencia consigo mismos en muchos casos. Debemos considerar que la intensidad emocional es mayor en ellos, al igual que  la forma de vivir las emociones, por lo que el trabajo sobre la tolerancia a la frustración es muy necesario, además del trabajo relacionado con la autoestima y el autoconcepto, para que aprenda a vivir naturalmente y no se sienta diferente. El aprendizaje del amor por sí mismo o por sí misma es fundamental en estos casos.

10. ¿Puede ser un niño de altas capacidades en Dibujo o Música? ¿Por qué normalmente se relaciona ser de altas capacidades con Matemáticas o Lengua?
Tradicionalmente se ha asimilado a las altas capacidades con las funciones superiores, entre las que destacan el razonamiento lógico y la capacidad de resolución de problemas o la comprensión verbal. Los tests empleados aún hoy en día recogen también esta fundamentación. Las últimas investigaciones demuestran que nuestro cerebro es más complejo y que el concepto de inteligencia se va perfilando como una característica más diversa y unida a los factores emocionales. Hoy se habla de inteligencias múltiples y de inteligencia emocional. Como decía anteriormente, las expresiones artísticas y musicales pueden expresar perfectamente una capacidad superior, por ello es más adecuado hablar de altas capacidades cuando queremos referirnos a alguien con dotes por encima de la media.

Spread the love

Sobre el autor

Ana Nieto
Ana Nieto
De pequeña jugaba a las profesoras. Ponía a mis muñecas sentadas encima de la cama, una cartulina negra en la pared clavada con una chincheta y me convertía en la profe más guay del “colegio”. O eso me creía yo. Luego me hice periodista porque me gusta escribir y contar historias. Me interesan mucho los temas sociales, la educación, la igualdad de género y creo firmemente que entre todos podemos construir un mundo mejor (o al menos mejorar un poquito el nuestro).