«El reto de educar niños de alta demanda», por Úrsula Perona

3 tips para ser un orientador inteligente
A mi hijo/a no le gusta leer, ¿qué puedo hacer?

«El reto de educar niños de alta demanda», por Úrsula Perona

Casi el 70% de los padres afirma tener un hijo de Alta Demanda, pero… ¿sabemos realmente qué es un niño o niña de alta demanda? En el evento online que llevamos a cabo el pasado mes de octubre, la psicóloga Úrsula Perona nos ofreció una maravillosa ponencia en la que nos explicó cuáles son las principales características de estos niños, y de cómo éstas influyen en su crianza y educación, ofreciéndonos consejos para el gran reto (y satisfacción) que supone educar a un niño de alta demanda.

Úrsula empezó explicándonos que los niños y niñas de alta demanda suelen ser juzgados por el entorno como niños «malcriados o consentidos» y, por lo tanto, también sus padres. Pero nada que ver con la realidad. Pero ¿cómo son los niños y niñas de alta demanda? ¿Qué rasgos les caracterizan?

Características de las niñas y niños de alta demanda

Lo primero que quiso recalcar Úrsula Perona es que estos niños no sufren ninguna patología, sino que tienen «una serie de rasgos de personalidad que hacen que el comportamiento, la crianza y la educación, sobre todo cuando son más pequeños, sea agotadora».

  • Algunos rasgos que presentan estos niños están relacionados con la hipersensibilidad: muy sensibles, cariños, necesitan mucho contacto físico, mucho afecto.
  • Tienen un carácter muy fuerte y mucha contundencia a la hora de exigir.
  • La impredictibilidad es otro rasgo, «cuesta un poco adivinar por dónde van, de hecho algunos padres dicen que se intentan anticipar porque sino luego el berrinche puede ser increíble», nos contaba la psicóloga.
  • Suelen tener dificultades para entretenerse solos: «Les cuesta jugar solos, cuando son pequeños les cuesta mantenerse tranquilos en la hamaquita, son bastante dependientes de los cuidadores».
  • Son niños que pueden tener problemas de conducta, suelen tener fuertes berrinches y rabietas.
  • Gran necesidad de afecto: «Estos niños suelen necesitar mucho afecto, reconocimiento, muchos besos, atención…», nos cuenta Úrsula.

Úrsula Perona también nos contaba que estos niños y niñas cuando son bebés:

  • No suelen dormir en la cuna: duermen al brazo, en colecho, mamando…
  • Los padres suelen tildarlos de inconformistas, «parece que nada le viene bien. Lo sacas a pasear y va berreando en el carrito, lo subes al coche y va llorando todo el tiempo porque no le gusta el coche…».
  • Son muy reactivos: reaccionan de manera muy intensa a los estímulos, a los cambios, a los imprevistos…

Cuestión de temperamento

¿Por qué mi hijo o hija se comporta así? Es una pregunta que probablemente os hayáis hecho si tenéis un hijo que reúna estas características que hemos ido mencionando. Úrsula nos da la clave para responder a esta cuestión:

«Las madres y padres tendemos a atribuirnos la culpa de todo lo que les pasa a nuestros hijos, y hay una parte que se nos olvida y es la parte relacionada con la genética», nos explicó Úrsula Perona. La psicóloga hizo referencia a que existen dos tipos de niños y niñas:

– Los de temperamento fácil: para ilustrar cómo son este tipo de niños Úrsula usó el ejemplo que le puso un profesor suyo, una foto de unas peras en dulce. Un postre blandito, dulce, agradable…

– Los de temperamento difícil: para este tipo de niños, Úrsula puso el ejemplo de una ñora, «que no es tan dulce como una pera, ¿verdad?», nos interpelaba Úrsula. «Representa la dificultad que suponen los niños de alta demanda, porque no son tan fáciles, que incluso te los tienes que llevar contigo al baño porque, si no, lloran desconsoladamente».

¿Qué necesita un niño o niña de alta demanda?

«Ya hemos visto que no es un problema, que no es un trastorno… simplemente necesitan algunas cosas de nosotros», nos explicaba Úrsula. Lo primero es «que le conozcamos bien, que respetemos cómo es y le demos lo que necesita, no lo que habíamos pensado que le íbamos a dar».

En segundo lugar, «límites claros y bien definidos«, señaló Úrsula Perona, que además añadió: «Porque tienen un temperamento muy fuerte y van a tratar siempre de conseguir sus objetivos».

Necesitan mucha paciencia, porque con esa perseverancia y ese temperamento nos pueden llevar al límite, «así que tenemos que trabajar nuestra paciencia», indicaba Úrsula.

Úrsula continuó diciendo que estos niños y niñas «necesitan estímulos, que suelen ser niños muy despiertos, muy inteligentes, muy creativos… no podemos tenerlos aburridos toda la tarde porque vamos a asegurar el mal comportamiento. Necesitan un ambiente rico, estimulante, tanto intelectualmente como a nivel de creatividad…».

«Respetarles, no intentar cambiarles», hizo hincapié Úrsula. Y es que también son niños cariñosos, afectuosos, inteligentes… por eso tenemos que ayudarle a desarrollar todo su potencial, pues como nos decía Úrsula, «son niños increíbles».

Y, por último, pero no menos importante: aprender a delegar. «Tenemos que ser capaces de aprender a cuidar de nosotros mismos, porque estamos hablando de una crianza que nos va a llevar al límite, al límite de nuestra paciencia, de nuestro agotamiento, de la carga mental… así que vamos a quitarnos un poco la culpa y el exceso de responsabilidades y ser pragmáticos», concluía Úrsula Perona.

Úrsula nos dio más claves en su ponencia, por eso, para que podáis tomar notas y entender bien todos los aspectos que rodean a los niños y niñas de alta demanda, aquí os dejamos su intervención al completo. ¡Que la disfrutéis!

Si te ha gustado esta ponencia, si pudiste ver nuestro evento online y te quedaste con ganas de más, o si tienes interés en ver más contenidos como este, no te pierdas nuestro próximo evento online: HOMENAJE A LA EDUCACIÓN.

15 ponencias de 15 grandes expertos educativos. Para más información sobre ponentes, horarios, temas de las ponencias… o para inscribirte al evento de forma gratuita, haz clic en esta foto:

Spread the love

Sobre el autor

Marina Borràs
Marina Borràs
Cuando era pequeña me sentaba a diez centímetros de la televisión para ver las noticias todas las mañanas antes de ir al cole. Cuando crecí un poco, se dieron cuenta de que la razón por la que me acercaba tanto al televisor era porque necesitaba gafas, aunque yo prefiero pensar que por aquel entonces ya había encontrado mi pasión: de mayor quería ser periodista. Y así fue. Estudié periodismo y comunicación política, y sigo formándome en los temas que me apasionan: educación, igualdad de género y nuevas tecnologías.